martín & martín arquitectos

 

 

 

 

 

 

Eduardo y Luis Javier

Se procura a través de un mecanismo artificial generar sensaciones próximas en tanto a colores, tamices, sombras, procurando construir tanto las funciones alojadas en edificios como las actividades al aire libre bajo un manto de árboles artificiales. Un enclave particularizado por sus juegos cromáticos, en base a la densidad de cerezos y sus variaciones a lo largo de cuatro estaciones, en una gama que recorre del blanco puro al rojo intenso. La cubierta asemeja al entramado de ramas de un árbol que filtran la luz, libera el espacio al mismo tiempo que protege, consiguiendo apropiar el espacio exterior/interior los diferentes usos y unifica las edificaciones bajo un bosque artificial que relaja y al mismo tiempo mira el paisaje cercano. La cubierta es un filtro de luz que vela el cromatismo del Jerte, basada en entramados naturales.
Los espacios se estructuran entre paratas aprendiendo del paisaje modificado del valle para cultivar los cerezos. La arquitectura se determina entre claros en el bosque.

Palacio del cerezo, edificio cultural y expositivo
valle del jerte, Cáceres